Residencia en la Tierra

Lorena Arévalo

Cada vez que me caía me acordaba de su boca, cada vez que me hacían caer recordaba sus ojos. Y así en cada dolor, en cada caída, en cada desilusión

Emboscada

Escrito por lorenaarevaloalonso 23-02-2018 en poesia. Comentarios (0)

Respira,

Cierra los ojos, e imagina.

Imagina que estas solo,

Que no hay nadie a tu alrededor,

Que no tienes nada que ocultar,

Que puedes sentir, y dejar fluir todo eso que llevas dentro.

Presta atención ¿Qué ves?

La música fluye por tu oído hasta tu mente

Descongestiona tus sentimientos,

Dolores encadenados en lo mas profundo de tu ser

Como si de un medicamento se tratase.

Deja que duela

No retengas las lágrimas que buscan ser lanzadas por el acantilado de tus ojos,

Deja que caigan por tus mejillas

Y que vayan a morir como ríos a tu boca.

Respira y sigue,

Quema ese veneno que por dentro te destroza

Que arde como fuego quemando todo lo bueno que hay en ti.

No permitas que la oscuridad gane

Ya lo hizo muchas veces,

Es momento de luchar.

Armada con bolígrafo y papel

Parto hacia la batalla

Una de las dos perecerá

Desenfundo y ataco

Verso a verso le gano terreno

Me desangro en el papel vomitando recuerdos.

La batalla termina

Dejando un campo sucio de tinta, sangre y lagrimas,

Ardor en el pecho después de escupir tanto dolor en palabras,

dos luchadores

dos vencidos

y un claro ganador,

la poesía.

Solo una dama tan hermosa y despiadada

Podría salir ganando

Con el dolor de un alma

Que ha roto en llanto.

Solo ella, tan hiriente como salvadora,

Podría salir triunfante

De una lucha a muerte

Entre el dolor y la cordura.

Ella, depredadora insaciable

Que se alimenta de los versos escritos por otros, para otros.

Sanadora y verdugo.

Refugio

Lugar donde emboscarse.





El amor en un bote de cristal

Escrito por lorenaarevaloalonso 20-02-2018 en poesia. Comentarios (0)


Hace tiempo que ser fuerte no es una opción.

Hace tiempo que las lágrimas ya no galopan por mi cara, que solo asoman por mis ojos

pero no me atrevo a verter ni una sola.

Hace tiempo que el cielo solo es gris,

que tu no estas,

que ya no hace falta que te quiera.

Dime entonces por qué no sales de mi mente    


por qué todo lo que nos dijimos 

sigue pesándome en el pecho,

con ese gusto y tacto a metralla

que me explota en recuerdos,

haciendo que mi corazón te sangre un poco más.

Dime por que soy yo la que llora tu ausencia

habiendo ido libremente.

Tal vez me hayas hecho un favor,

seguramente ninguno de los dos se merecía

ese cariño bélico que destruía

todo lo que tocaba.

No sé, puede que estemos mejor lejos,

que sea el momento te olvidar los “te quiero”.

De olvidarte,

de olvidarnos.

Hay muchas cosas que no sé,

sólo, que mientras estoy aquí sin saber nada

nos estamos perdiendo un poco más.

Y que aunque tu ausencia me enseñe a ser mas fuerte, te presencia me enseñó lo que era vivir,

y solo por eso mereció la pena,

la alegría,

o el dolor.

Mereciste cada momento amargo,

pero no todo lo que yo te di,

que fue más de lo que recibí

por tu cariño de contrato,

lleno de apéndices restrictivos

que nos anclaron al suelo

y no nos dejaron volar

ni tocar el cielo. 


Mirar al mundo boca abajo

Escrito por lorenaarevaloalonso 11-02-2018 en poesia. Comentarios (0)

Tal vez la única manera de observar la belleza del mundo, sea mirarlo boca abajo. 

Ver el retroceso de las cosas.

Puede que el paso del tiempo se altere, como los momentos a tu lado, que hacen que las horas se 

esfumen como agua entre mis dedos.

Escuchar todas nuestras canciones al revés, y darme cuenta, de que en realidad nunca hablaron de 

nosotros.

Tal vez si mi mundo esta boca abajo, la mueca de mi cara se transforme en una sonrisa, y las lágrimas, en

 vez de caer por mi rostro, escalen la muralla hasta mis ojos para adentrarse de nuevo en mi.

Las noches en vela se conviertan en días de sueños infinitos, y mis ojeras hagan que mis ojos sonrían.

Tal vez si miro el mundo boca abajo, pueda entender porque es tan gris, por que las personas a las que 

mas queremos son también, en cierta medida, las que mas noches de lágrimas nos dejan en la almohada.

Por que es una locura que la vida sea a veces un tornado y otras veces quien te da una palmada en a 

espalda cuando lo has perdido todo.

Hay que ver desde otros ojos, entender desde otras mentes, aprender de otras heridas y ver como no solo 

es tu mundo el que a veces se tornaba boca abajo.

Quemo mis mapas,

pierdo mi norte.

Esta es mi catarsis, mi huracán 

y mi salvavidas 

esta es mi vida envuelta en humo tóxico.

porque como dijo Sabina:

“Y al contrario y viceversa.

Y en la buena y en la adversa.

Del derecho y del revés,

tu primero

y el mundo después."